101searchengine.info

think, that you commit error. Write..

Rock

download Anecdota Postrera - Zifhang - Paisaje Abstracto (CD, Album) full album

2013
Label: Zifhang - 002 Format: CD CD-ROM, Album, Stereo, Mono, Multichannel Country: Chile Genre: Hip Hop Style: Instrumental, Jazzy Hip-Hop, Trip Hop

Festival SOS 4. Pudiera contestar que quizs todos y ninguno a la vez. Agrippa haba proclamado que la semilla de las profundidades y los tesoros de la tierra eran los regalos de Saturno Benjamin, Velasco, Impresor. Grabado y mezclado en Baltimore por Paul. Mndez de Cuenca, Laura,La pasin a solas: En El ltimo verso de Gngora, este efecto queda tan claro cuando el enunciador, bajo el calor de la tarde, nos dice:

Rancid planean una gira mundial este coincidiendo con el 20 aniversario del grupo. Su nuevo disco, Peores cosas pasan en el mar editado en su propio sello, es su primer trabajo completamente en castellano y supone el asentamiento de una propuesta muy personal.

Destacan Against Me! Para bien o para mal. Hoy por hoy estamos los que estamos. Ayer fuimos los que fuimos. Cada momento tiene sus piezas. La capacidad de poder transportar y evocar que tienen al leerlos es lo principal.

Cantamos en un idioma que es. Es nuestra lengua. No nos importa. Puede ser extenuante o puede ser vigorizante. No vamos a descubrir nada diciendo esto, pero cada persona tiene su ritmo, su momento vital. Hay quien propone experiencias y quien las vive. No tiene mucho misterio. Ni siquiera que vivamos tiempos de revuelta no la suficiente, al menos. Pero respecto a lo que planteas, con todo el respeto: Al menos en nuestro caso y, por suerte, en el de mucha otra. Pongo el contrapunto. Y lo decimos basica-.

A nosotros nos ha pasado desde siempre. Por suerte muy cerca de casa. Se llega hasta donde se llega, para bien o para mal. Todo un crack. En cuanto a lo que lograron con Vulgar display of power… El vocalista es tajante: De nuevo todo es imagen: Los proyectos paralelos empiezan a aflorar al tiempo que las desavenencias. El mazazo final para Pantera es el asesinato a tiros y sobre el escenario del guitarrista Dimebag Darrell en , mientras tocaba con su banda Damageplan por las calles.

Anselmo ha conseguido sobreponerse a todo aquello y volver a la realidad con los ojos abiertos. Otra noticia: Rapado y lleno de tatuajes, en el aspecto del cantante de Pantera, Phil Anselmo Nueva Orleans, , era cualquier cosa menos tranquilizador. Las distinciones entre ambos producidos por Brandon Curtis no dejan de aparecer a cada escucha.

Un mechero con muy mala leche casi aniquila una de sus cejas. Lizzi rompe el fuego. No, no he sentido la necesidad de abusar de los estupefacientes. Carecemos de concepto en lo estrictamente musical. Fue muy divertido. Sobre Lizzi: En ese escenario de aparente calma se han cocinado los nueve discos de Low -o lo que es lo mismo: Los otros dos: MCA y los Beastie Boys fueron el primer grupo de rap blanco de la historia y uno de los estandartes del sello Def Jam.

Pero para los que crecimos y nos educamos musicalmente escuchando rap, MCA y los Beastie Boys fueron nuestros Beatles, nuestros Stones o nuestros Doors, pero con una diferencia: El don de la normalidad.

Se lo debemos. El Roadburn. Estaba en todas partes: Y su concierto fue un caos monumental. Cualquier texto pardico espera un contacto entre lo dicho y lo entendido por el lector, es decir, se busca una respuesta, un entendimiento del juego propuesto por el autor. La parodia, en efecto, promueve una reflexin que va ms all del texto y reclama al lector pensar sobre lo dicho; en estos casos, el texto requiere de un lector que participe y sea un receptor activo.

Este aspecto de la parodia est en relacin con el ttulo mismo de la novela de Toscana, El ltimo lector, ya que desde su inicio el texto plantea la importancia de leer y de interpretar. Debido a este elemento de incitacin, Ada Aurora Snchez Pea seala que la lectura, como un acto de entrecruzamiento de subjetividades, es uno de los ejes temticos de esta novela El ltimo lector es un discurso diseado para propiciar una reaccin en el lector, pues entabla con ste un dilogo que va de la burla al humor negro, de lo ldico a lo grotesco.

Desde el ttulo, el autor construye un discurso a la manera de una enredadera ficcional, donde se puede decir que el lector concreto es el ltimo lec El momento de interaccin entre autor-lector slo finalizar cuando se lea la ltima pgina. El prrafo final parece cerrar y, al mismo tiempo, confirmar el contrato de lectura que se fue dando en el transcurso de la narracin; as concluye el texto: Se plantea, as, la novela dentro de la novela, una mise en abyme que funciona como estructura rectora del texto.

El autor construye un entramado ficcional compuesto por realidades paralelas que coexisten en la obra: El texto est formado a la manera de las cajas chinas. El final de la novela parece cerrar el crculo de la narracin, puesto que todas las realidades se renen en una sola representacin: El ejercicio pardico est ceido, sobre todo, a la perspectiva de Lucio, el bibliotecario. Por esta razn, Miguel Rodrguez Lozano considera a este personaje un alter ego del propio autor Rodrguez, El bibliotecario se presenta como el inquisidor de las letras; su vida se reduce a leer y criticar libros.

Como censor de la biblioteca se muestra intransigente y severo respecto a los textos: Los dems cargaron con el sello de censurado Este episodio recuerda la famosa escena de El Quijote cuando el cura y el barbero saquean la biblioteca del viejo caballero y donde, incluso, tambin se menciona La Galatea, otra obra de Cervantes.

Toscana, a su vez, propone un ejercicio semejante en El ltimo lector cuando se refiere a su propia novela Santa Mara del Circo. Esta mencin de una obra anterior refuerza la idea de la mise en abyme que rige la estructura narrativa, lo mismo que en la escena de El Quijote; por tanto, esta alusin, aunque leve, es fundamental: En varios apartados de la novela, se introducen los ttulos y algunos fragmentos de las novelas que lee Lucio, los cuales complementan la narracin total, de tal manera que el discurso es una especie de pastiche pardico de otros discursos novelsticos, en el que diversos registros e historias se superponen, a veces sin separacin o lmites entre ellos, hasta formar una conglomeracin de discursos entre el relato de Toscana y los textos que lee Lucio, relatos que a su vez forman parte tambin de este universo narrativo en el que la realidad y la ficcin pierden sus lmites.

Por esta razn, Lucio compara la vida con la literatura; para l, todo acto humano tiene su referencia literaria, como si escritura y vida estuvieran conectadas. Lucio lee el mundo, su mundo inmediato, su realidad, como el lector que lee un libro y, por ello, la comparacin entre vida y literatura es esencial para percibir la visin de mundo que se halla detrs.

Pongo slo un ejemplo del texto respecto a este punto: Remigio resopla y se cruza de brazos. Para m no es una narracin, es la vida real, y no es cuestin de un rato, yo recordar toda la vida el entierro de esa nia. Lucio le pone la mano en el hombro. Habr que borrar la retina y esto ltimo que dijiste; bastante Lucio dice esto despus de escuchar a Remigio contar su experiencia con el cuerpo de la nia muerta. Como se ve, el tono y los comentarios de Lucio estn expresados de manera similar a los que emite sobre los novelistas que examina en su biblioteca.

Por tanto, el bibliotecario habla y critica la vida con la seriedad con que lee y juzga a los escritores, lo que permite pensar que, para los personajes de la novela, la frontera entre la realidad y la imaginacin est desdibujada o, como explica Abeyta, en El ltimo lector se reivindica el papel de la imaginacin que brota de la vida cotidiana Abeyta, En efecto, Lucio parece intuir su naturaleza ficcional, como los personajes onettianos que ven el mundo que los rodea y lo perciben como una ficcin, como una irrealidad o como una farsa creada por un autor superior y externo a ese mundo.

Esta especie de autoconciencia ficcional se confirma en la parte final de la novela cuando Lucio da a entender que se reconoce como un personaje que algn autor escribir y cuyo ttulo ser El ltimo lector, como efectivamente sucede, lo cual sugiere que Lucio reconoce que es un personaje de este texto de Toscana, lo que confirma no slo su ficcionalidad, sino la mise en abyme que rige toda la novela.

Cada fragmento de las novelas es ledo por el bibliotecario y cada uno recibe su respectiva aprobacin o censura. El ltimo lector, expone en estos trminos, y en boca de Lucio, la actitud de un lector y, siguiendo la idea del alter ego, de un escritor respecto a su mundo de creacin, pero en el que la crtica tambin implica entender la literatura como parte de la vida, a la que tambin se inspecciona desde la perspectiva del bibliotecario protagonista. Lucio descalifica, critica y se burla del oficio del literato, de la actividad profesional de los escritores, del lenguaje empleado por los narradores, de los cnones tradicionales y de todo lo que a su juicio es desdeable en el mbito de la cultura.

La crtica va acompaada de mordacidad, sobre todo, cuando se describe la relacin Sin embargo, conviene preguntarse qu se esconde tras esas reprobaciones. Estas correcciones a las novelas pueden entenderse como una forma de parodiar los manuales de escritura, pues Lucio nos dice a la manera del escritor de manuales: Una novela se ensucia menos cuando un lector come encima de ella que cuando el autor menciona la marca de los pantalones de un personaje o de su perfume o de su gafas o corbata o del vino francs que bebe en tal o cual restaurante; las novelas se manchan con la sola mencin de una tarjeta de crdito, un automvil o la televisin La imagen del narrador como un instructor de nuevos escritores, en este caso, resulta absurda, porque no se busca aleccionar sobre la buena literatura, sino criticar los errores comunes de los malos escritores.

No obstante, es innegable que estos comentarios esconden una proposicin tcita respecto al oficio de escribir novelas. Aunado a esto, est la personalidad de Lucio: La caracterizacin de Lucio est definida de tal manera que complementa el carcter ldico y crtico del texto; por eso, no representa al bibliotecario serio y estudioso proveniente de la ciudad, sino al campesino sin dinero y sin sustento que juzga el mundo intelectual desde su pequeo espacio desolado y hostil.

La novela es, en este sentido, una parodia de los manuales que presumen ensear lo que es bueno y lo que es malo en la escritura. En este caso, lo que se est planteando es el lugar desde donde se lleva a cabo la crtica literaria: Toscana est consciente del lugar del libro en la modernidad y de los cambios en el mercado editorial. Para Michael Abeyta, Toscana muestra una visin crtica de la cultura del libro Mediante el recurso de la parodia, el texto tiene la posibilidad de mostrar irreverencia respecto a los discursos oficiales.

Su crtica es visceral, porque impreca a las figuras ms reconocidas de la tradicin literaria. As, en el mismo personaje se manifiesta esta actitud de antisolemnidad, que puede verse en la siguiente escena: En el muro izquierdo, sobre una repisa y en torno a tres veladoras apagadas y una con llama, yace el frasco de vidrio con la carta del soldado Pedro Montes. Se trata de un cilindro de cristal que no se hace ms angosto a la altura de la tapa; de hecho, sta sobrepasa por poco el tamao de la base.

Lucio y Remigio van hacia all. Siempre he pensado que el frasco original guardaba duraznos en almbar, dice Lucio. El papel se sostiene pegado al cristal que le sirve como escaparate, de modo que la carta dirigida a Evangelina puede leerse de principio a fin.

Una vez intent quitar la tapa, dice Lucio, pero me fue imposible. Quiero abrirla porque Pedro Montes escribi fe con acento y en todos estos aos parece que nadie se ha dado cuenta. Ya es hora de corregir el error, dice y saca de su bolsillo un marcador rojo [] Lucio termina la faena, saca el papel y mira detenidamente la frase: Alrededor del acento traza un crculo rojo, empalmndolo con las letras vecinas; despus con la misma tinta, escribe entre parntesis: La actitud del personaje hace ms evidente la antisolemnnidad, pues al mancillar una reliquia histrica est trasgrediendo el lmite de lo respetable.

No es slo una crtica a las reliquias anquilosadas que pueden o no estar equivocadas, sino que el acto es irreverente en s mismo; es, por eso, que en la actitud de Lucio se expresa el cuestionamiento y el carcter crtico de la novela, Por ello, se considera un personaje que manifiesta el descreimiento y la altanera contra todo lo rigurosamente autoritario, incluso con una actitud de correccin del pasado, como si el personaje encarnara la reformulacin moderna del pasado histrico, pues aunque el personaje cree que la carta del soldado est mal acentuada, debe considerarse que en el siglo XIX, y todava en las primeras dcadas del siglo XX, la norma ortogrfica indicaba que deba acentuarse la palabra fe, ya que todos los monoslabos llevaban acento.

Por tanto, esta actitud del personaje, ms bien, apunta a una reescritura del pasado, es decir, una reescritura del discurso histrico, que en el momento actual en que vive Lucio consiste en corregir los aspectos que en el presente ya no tienen vigencia, y que estn ejemplificados en esta novela mediante el simple problema de la ortografa. Para Rodrguez Lozano, este ejercicio de reescritura de la historia que en El ltimo lector tambin implica la intervencin de Porfirio Daz con su ejrcito en Icamole, como parte de la historia local que es, al mismo tiempo, la historia nacional, tiene el objetivo de regresar al pasado de Mxico y verlo relacionado con el norte, o mejor, desde fuera del centro, y la trascendencia del lenguaje, de no hacer de ste un puro mecanismo de accesorio, logran en la narrativa de Toscana una simbiosis afortunada Rodrguez, En El ltimo lector, se puede considerar, entonces, que la actitud de irreverencia del personaje responde, en primer lugar, a su condicin de sujeto marginal, en contraste con la ciudad que representa una entidad de poder.

De esta forma, se expresa la oposicin entre ciudad y aldea. Esto ayuda a explicar por qu Lucio prefiere su pequeo pueblo Icamole y no Monterrey, que en este texto es la representacin de la ciudad: Fue la ltima noche antes de volver a Icamole.

Tras varias cervezas Lucio se sinti en confianza para exponer sus gustos en materia de El otro hombre escuch casi sin hablar, bebiendo y echndose cacahuates a la boca. Cerca de la media noche se quit una cscara de entre los dientes para enjuiciar con aire superior. Tienes los tres complejos de un pueblerino: Dio otro trago a la cerveza y continu.

En la ciudad ya superamos los primeros dos. Lucio dej un billete sobre la mesa y se march. Jur que jams asistira a otra reunin de sas ni pisara de nuevo la ciudad de Monterrey o cualquier otra ciudad En segundo lugar, su actitud muestra irritacin contra ambos polos: Las ofensas contra el salvajismo, la ignorancia, la miseria y dems situaciones en las que vive su comunidad son tambin objetos de crtica, que coinciden en muchos casos con los vicios y defectos de los malos escritores o, simplemente, con la literatura.

As se contina con la conciencia de ficcionalizacin que el personaje tiene de s mismo y de su mundo: El pueblo sin agua y yo sin comida.

No est mal para un final de novela, se dice, la gente se va de Icamole y yo muero de hambre Si intentamos llevar al extremo este razonamiento y si asumimos el carcter crtico y exploratorio de la novela, me parece que esta serie de acometidas contra la ciudad configuran la imagen del escritor opuesto al poder, que reconoce que se encuentra fuera del centro, en una geografa aislada, sin contacto con el progreso y la cultura.

Bien podra pensarse, de nuevo, que las crticas de Lucio contra la ciudad y contra el pueblo son en realidad del propio autor, extendiendo la idea del alter ego autoral. Aun si no se realizan de manera intencional, estos ataques configuran la imagen de quien se considera en la periferia.

El tono que adquiere la narracin al exponer esta crtica recuerda la manera en que otras obras, y otros autores, La visin pardica de la figura del autor y del lector no slo implica la burla a su posicin como escritor, sino que tambin demuestra la actitud crtica con que se perciben las acciones del gobierno respecto a la educacin y a la lectura: Una biblioteca en este lugar, dice mientras abarca el recinto con la vista o, mejor dicho, una bibliote.

El teniente suelta una carcajada; Lucio se mantiene impvido para incomodar al visitante. No tienen clnica, pero tienen libros. Quin entiende al gobierno? Como se muestra en la cita, las burlas y los acentos pardicos del discurso de El ltimo lector configuran, dentro de la totalidad narrativa, una desaprobacin de la poltica. Por eso, se pone en entredicho la responsabilidad del gobierno para ordenar las prioridades del pueblo.

En este sentido, tambin se est sugiriendo que, antes que la literatura, existen otras necesidades de mayor importancia en el mbito social. Una biblioteca en un lugar desolado, y con graves problemas econmicos, plantea la posibilidad de un discurso paradjico. Desde la perspectiva de Lucio, se defiende la lectura y la literatura como parte esencial de la vida, pero, desde la perspectiva de los otros personajes, se insina que el gobierno se preocupa por cosas que no son urgentes, como la salud pblica.

Ambas ideas se contraponen: Es as que en la novela se va de un lado a otro reflexionando sobre el ejercicio de escribir y leer, y esto se hace mediante la burla y la parodia como mecanismos para la provocacin y la desmitificacin. La crtica a la novela es el asunto temtico ms sobresaliente de esta obra. La parodia impregna el sistema de valores. Otro objeto de crtica son los lectores, aspecto que se relaciona con la parodia de los manuales de escritura que mencion antes.

El lector, de acuerdo con Lucio, es mediocre si descalifica una novela por sus cualidades morales. Otra cosa sucede con las lectoras que, segn el juicio de Lucio, no pueden leer sin aliarse de inmediato con las de su gnero. De este modo, se plantea una tipologa de los lectores: El ltimo lector tambin puede concebirse, dado la riqueza de su enunciacin y de su discurso, como una forma de autoparodia. El escritor y el lector son puestos en evidencia al delatar sus errores.

Es innegable que David Toscana se reconoce a s mismo como escritor, as que cuando seala las fallas de los dems, en sentido paradjico, est criticando su actividad, su forma de vida: La autoparodia deriva de los juicios y sentencias del personaje protagonista, en cuya representacin se encuentra enmascarado el propio autor. La actitud crtica expuesta por Toscana est revestida de irona, porque no quiere ser el inquisidor serio y ortodoxo, sino el juez bromista, pero juez finalmente.

Toscana parece entender que parodiar es una forma de descalificar burlndose y haciendo risible lo denigrado, as sea l mismo; por eso, es capaz de mencionar su obra y de burlarse de ella: Esto debe ir derecho a las tinieblas, Santa Mara del Circo, un melodrama sobre enanos y mujeres barbudas El mismo autor se vuelve objeto de crtica y de burla, como tambin ocurre en El Quijote de Cervantes, aunque en este ltimo, Cervantes salva de la hoguera su obra La Galatea, que no es expuesta como objeto de burla.

Esta posible conexin con el texto cervantino permite identificar la relacin intertextual, en cuanto al recurso de la parodia, que es El sentido de la autoparodia implica la trivializacin de s mismo, evidencia tambin de que existe un descreimiento o desconocimiento, una negacin de sus races y de su identidad como escritor. Al dudar de los fundamentos que sustentan la vida artstica de un escritor hace una crtica de los mismos, pues en este caso dudar es criticar.

Si pone en duda las capacidades del novelista es porque, en realidad, est cuestionando esas supuestas capacidades. Con el recurso de la autoparodia, Toscana est desmitificando su propia labor artstica, pero no con fines reformativos ni con fines didcticos como la stira, sino en sentido crtico, como una provocacin. La novela, por ello, es una reaccin crtica que resulta provocadora, porque su ejercicio caricaturiza y, con ello, se burla voluntariamente o no del ambiente literario.

En efecto, la diferencia es la marca ms explcita de la parodia. En El ltimo lector, esta forma de diferenciacin est puesta en boca de Lucio, ya que es l quien subraya lo que considera errneo, marcando as la oposicin entre las obras y los tipos de lectores.

Dicho en otros trminos, la novela plantea una visin de mundo en trminos risibles que el narrador, desde la perspectiva de Lucio, transmite al lector. Una forma ms de la parodia se expresa en el constante entrecruzamiento de novelas y fragmentos novelsticos que apuntan a la representacin de la tradicin literaria.

Con el uso de la parodia, el narrador se burla de esa herencia. Por ejemplo, con el apelativo Melquisedec, nombre que tiene relacin con el personaje bblico, se introduce dentro del texto la posible parodia del discurso bblico como un intertexto del relato. En la novela, este juego pardico se presenta cuando se hace una equiparacin entre este discurso y la fundacin del norte de Mxico.

Icamole parece tener Lo mismo sucede cuando se parodia el xodo de los habitantes del pueblo, cuya salida remite al de los judos. La parodia del intertexto bblico se presenta, incluso, en la reformulacin del lenguaje religioso y de las frases ms fcilmente reconocibles de la tradicin cristiana. Pongo un ejemplo: Abre la cortinilla y por el hueco arroja El otoo en Madrid.

No lo perdones, seor, dice, porque saba lo que haca El intertexto bblico es un vnculo ms de Toscana con Rulfo, pues este ltimo tambin dialoga con la cosmovisin cristiana en su novela Pedro Paramo. En El ltimo lector se plantea, tambin, una crtica sobre la intervencin de las figuras autoritarias de la poltica en el ambiente intelectual, incluso podra pensarse que les da un tratamiento a la manera de Serna en El miedo a los animales.

As se presenta en la obra de Toscana: Lo patea y de paso le mienta la madre a cualquier presidente, ex mandatario, diputado o embajador que se hizo pasar por novelista sin soltar jams su copita de vino ni haberse ensuciado los pies en cualquiera de los incontables Icamoles de este pas Esta ltima frase expone la visin crtica del texto: El verbo ensuciarse implica dos cosas en este contexto de la novela: La frase Los incontables Icamoles formula la idea de que en Mxico muchos pueblos padecen las mismas situaciones problemticas, de tal modo que este Icamole ficcional tiene circunstancias que engloban las condiciones de otros pueblos del pas.

En resumen, la parodia es un recurso literario efectivo, tanto para criticar algunos aspectos que conforman a los discursos ms representativos del canon literario como para burlarse del ambiente intelectual-literario.

Por tanto, con este gnero literario se configura un discurso de carcter crtico-burlesco. La parodia sostiene la escritura y la visin de mundo, pero al mismo tiempo provoca la autoparodia, ya que sta es til como herramienta retrica de crtica. El ltimo lector es una parodia del mundo de las letras y es, tambin, una reflexin de todo lo que conforma ese mundo, empezando por el autor mismo. Bibliografa Abeyta, Michael, , El humor negro, la burla de la modernidad y la economa del libro en la narrativa de David Toscana, Revista de Crtica Literaria Latinoamericana, ao 36, nm.

Hutcheon, Linda, , Irona, stira, parodia. Una aproximacin pragmtica a la irona, en De la irona a lo grotesco en algunos textos literarios hispanoamericanos , Mxico, UAM, pp. Prado Garduo, Gloria, , En el pramo ensoado: Rodrguez Lozano, Miguel G. Toscana, David, , El ltimo lector, Mxico, Mondadori. La reinvencin de la melancola: Hasta el siglo XV, la medicina natural consideraba la melancola como una enfermedad lamentable que afectaba la moralidad y el ser fsico del hombre. Bajo las influencias del pensamiento neoplatnico florentino, el melanclico surgi como prototipo del genio artstico moderno.

Tanto Durero, que produjo su Melancholia 1 en , como Sor Juana Ins de la Cruz, que redact el Primer sueo por , fueron fuertemente influenciados por el humanismo italiano.

La hiptesis del trabajo es que el Primer sueo es una ecfrasis ideolgica, posiblemente indirecta, de Melancholia 1 y que las dos obras son un parteaguas en la historia de la percepcin de la melancola. Bajo el influjo del pensamiento de Ficino, entre otros, la melancola se convirti en signo del genio y su deseo de desamarrarse del terreno fsico para ascender a la contemplacin divina.

Until the fifteenth century, Natural Medicine considered that melancholy was a lamentable disease that morally and physically affected the person afflicted by it. Under the influence of Florentine Neo-platonic thought, the melancholic became the prototype for the modern artistic genius.

The articles hypothesis is that Primero sueo is an ideological ecfrasis of Melancholia 1 and that the two works are a watershed for the perceptual change of melancholy. Under the influence of Ficinos thought, amongst others, melancholy became a sign of genius and the desire to untie oneself from physical space and ascend to the divine contemplation.

Hace ms de aos, Hipcrates reelabor e integr en su Sobre la naturaleza del hombre las especulaciones filosficas de Alcmen, Empdocles y Filistin, adems, facilit la integracin de una serie de categoras tetrdicas Klibansky, Despus de un largo lapso, en el siglo XII, se revivi la caracterologa humoral en la filosofa natural occidental pero aun as sta segua siendo una descripcin fisionmica y no caracterolgica.

Una combinacin del sistema hipocrtico con las aportaciones de la caracterologa humoral se vera cmo:. Desde el punto de vista de la medicina natural, antes del siglo XV, los humores eran materia prima anmica y destino, es decir, podran determinar la composicin psicolgica e incluso moral de los sujetos.

En el quattrocento, se empez a resignificar las caractersticas del melanclico: En toda la literatura moderna europea, el siglo XV es cuando la expresin melancola [] perdi el significado de cualidad y adquiri en cambio el de estado de nimo Klibansky Hubo una especie de doble renacimiento en cuanto a la conceptualizacin de este estado: En combinacin con sta, hay la doctrina aristotlica de la melancola, segn la cual todos los grandes hombres eran melanclicos Klibansky Los humanistas italianos valoraron la polaridad inherente en el concepto de la melancola que le otor En efecto, el hroe trgico por excelencia es melanclico.

Benjamin, En el siglo XVI, uno de los artistas ms importantes de la poca, Alberto Durero, grab una obra enigmtica cuyo ttulo es Melancholia I, fechada en Han prevalecido muchas teoras sobre el porqu del I en el ttulo pero, para este estudio, es importante nicamente por la relacin que revela con otra gran obra, esta vez potica, tambin, enigmtica, que ostenta el nmero uno y es el Primer sueo, obra maestra de Sor Juana Ins de la Cruz, publicada por primera vez en Quizs esta falta de seguimiento es en s una seal de la complexin melanclica de ambos artistas, quienes llegaron, por distintos medios, a la misma revelacin intelectual: No existe una verdad alcanzable por medio del hombre Schuessler El tema del poema y del grabado es el mismo: Es, sin embargo, una aspiracin ftil porque su persona es incapaz de traducir esta experiencia en un concepto inteligible.

Desconcertado y desalentado, el experimento es slo otro recordatorio al yo potico de su condicin humana y una demostracin ms de su defecto trgico: Mi hiptesis es que los dos textos representan un punto de inflexin en cuanto a la concepcin moderna de la melancola.

Bajo la influencia del pensamiento neoplatnico hermtico, los dos artistas conciben la influencia de Saturno como un requisito para lo que Ficino llam la contemplacin divina. En su libro, Sor Juana Ins de la Cruz o las trampas de la fe, Octavio Paz concluye el captulo sobre el Primero sueo con una proposicin interesante.

El premio Nobel conjetura que el tema del poema y el grabado, Melancholia I de Durero es el mismo: Las dos obras manifiestan el deseo de trascender lo material y de explorar lo incgnito por medio de un yo potico melanclico.

El propsito de este anlisis es reflexionar sobre la evolucin conceptual moderna de la melancola y demostrar que el Primer sueo es una especie de ecfrasis indirecta de Melancholia I. Es decir, si bien Sor Juana nunca vio el grabado, pese a la posibilidad de haberlo visto cmo se ver ms adelante, por lo menos las dos obras demuestran una compartida Weltanschauung en cuanto a su concepcin intelectual de la melancola y a su manera de representarla artsticamente.

Durero y Sor Juana. Quizs el primer ejemplo de ecfrasis en la literatura es la descripcin homrica del escudo de Aquiles en la Ilada, pero su trasfondo terico tiene antecedentes antiguos tanto retricos como poticos Mitchell, El tipo de ecfrasis o representacin de lo visual en lo escrito que se analiza en este estudio es quizs el tipo que Mitchell llama la esperanza ecfrstica. En esta fase, la ecfrasis se distancia de su significado ortodoxo en la antigedad y es referente a una tendencia fundamental de toda expresin lingstica.

Es cuando las doctrinas de ut pictura poesis ponen el lenguaje al servicio de la visin Mitchell, Pero, quizs la usanza que tengo en mente cuando me refiero al Primer sueo como una ecfrasis del grabado de Durero es una aplicacin ms general que propuso Murray Krieger y sugiere que el trmino incluye cualquier descripcin fija que pretende presentar a una persona, a un lugar, a una pintura, etc.

Incluso, Krieger lleg a generalizar todava ms el uso del trmino para llegar a denominarlo una esttica lingstica que crea un still moment Mitchell, Las artes visuales son una metfora para la distribucin del lenguaje en patrones formales que detienen el Adems, es su texto ms ntimo, segn lo dice ella misma en la Respuesta.

Melancholia I es considerada una obra autobiogrfica Finkelstein, Sor Juana escribi nicamente dos silvas, una de ellas el Primer sueo, gnero que se distingui en el Siglo de Oro por dos motivos: No se sabe si Sor Juana estuvo familiarizada con la obra de Durero pero como anot Riffaterre: En este caso, si Sor Juana nunca haba visto el grabado, tanto Durero como ella bebieron de las mismas fuentes.

Harold Bloom, por ejemplo, utiliza el trmino influencia como una metfora. Implica una matrix de relaciones: Los dos artistas son productos del pensamiento humanista italiano: Durero haba hecho las ilustraciones por la traduccin de los Hieroglyphica de Sobre la espacialidad de la literatura ver Joseph Frank y , o bien, James A.

Heffernan Pirckheimer, basados en el manuscrito de Horapolo Finkelstein, A pesar de la similitud inesperada entre los elementos compositivos del poema y del grabado, no existe evidencia de que Sor Juana hubiera visto el grabado, pero es muy posible. En sus tiempos, Durero era el artista ms importante de la Europa septentrional y, adems, saba cmo promocionar su obra. Estuvo presente en la coronacin de Carlos V en Aquisgrn y es ms que factible que las obras de Durero se trasportaran a la Nueva Espaa.

Christopher Heuer cita el caso de Mateo Prez de Alesia, un pintor italiano fincado en Per, que en pag ducados por un lbum de todos los grabados de Durero y otros maestros antiguos Por su estrecha relacin con los virreyes en turno que llegaban a la Nueva Espaa, es factible que Sor Juana conociera Melancholia 1 de Durero.

Tambin, el orden de los Jernimos habra tenido un inters particular en sus obras porque una de sus piezas ms importantes, considerada parte de una triloga con Melancholia 1 y El caballero, la muerte y el diablo, es San Jernimo en su gabinete Finkelstien, Durero reverenciaba a San Jernimo, demostrado por los diversos dibujos que realiz del santo Finkelstien, Tuviera o no contacto con la obra del artista, la similitud entre las dos obras en cuanto a su programa iconogrfico y concepcin del mundo intelectual es notable, los dos indicativos de un simbolismo altamente abstracto que era ideogrfico ms que representacional Klibansky, Una de las observaciones antropolgicas sobre el melanclico es su inclinacin al viaje, hecho que vemos en las dos obras tanto metafrica como fsicamente.

En efecto, el horizonte marino en el trasfondo del grabado Benjamin, Posiblemente, las fuentes de la jernima son Cicern y Macrobio, pero tambin, apuntalan a las ideas griegas de la Repblica o del Timeo barnizadas de colores egipcios Olivares, El acercamiento sorjuanino a la bsqueda de un yo intelectual que trascendiera el mundo fsico, proviene de su conocimiento de Atanasio Kircher y sus obras hermticas neoplatnicas, especficamente el Iter extaticum coeleste, influenciadas por el humanismo italiano.

Por otro lado, Octavio Paz ha notado que la obra de Durero, Melancholia 1, grabada entre y , tambin fue estimulada por el pensamiento hermtico neoplatnico, especficamente, Ficino y Cornelius Agrippa Paz, Durero habra conocido a Agrippa, miembro controvertido de la escuela florentina neoplatnica, en cuando visit Nuremburgo con el manuscrito de De occulta philosophia Finkelstein, Segn Agrippa, los humores melanclicos atraen ciertos espritus que causan un estado de xtasis y visiones.

En el caso de los artistas, la melancola afecta la imaginacin que es personificada, en este caso, por los retratos intelectuales presentados en el Primer sueo de Sor Juana y Melancholia 1 de Durero Paz, Las dos obras utilizan sueos de anbasis para examinar el Universo con el fin de meditar la Causa Primera. A pesar de su aoranza para entrever lo ininteligible, ambos viajes onricos necesariamente terminan en fracaso porque: Ficino fue quien categricamente desarroll la percepcin moderna de la melancola propuesta en sus esquemas del misticismo neoplatnico cristiano.

Se adscribi a la medicina astrolgica que implic el abuso y el uso de las fuerzas cosmolgicas. El sistema de Ficino consegua dar a la contradiccin inmanente de Saturno un poder redentor: El melanclico debera participar en esa actividad que constituye el reino particular del astro sublime de la especulacin, y que el planeta propicia con la misma fuerza con que estorba y perjudica las funciones ordinarias del cuerpo y del alma: En un texto atribuido a Aristteles y explicado en Problema xxx, declara Por qu todos los que han sobresalido en la filosofa, la poltica, la poesa o las artes eran manifiestamente melanclico, y algunos hasta el punto de padecer ataques causados por bilis negra?

La transformacin de la melancola en una caracterstica del genio moderno es la que asocia las dos obras. El antdoto por el vaco interno del genio melanclico es el ascenso metafrico hacia arriba por la esperanza de contemplar la Causa Primera. Tanto Durero como Sor Juana representan alegricamente en sus obras un yo potico melanclico, es decir, seres que sobresalen intelectualmente o que poseen el furor divino platnico. Este tipo de mente es conducido por Saturno a la contemplacin de asuntos ms altos y ms ocultos, y l mismo, como dice Ficino en ms de un lugar, significa la divina contemplacin Klibansky, Primer sueo y Melancholia 1 Todo el poema parece glosar el grabado de Durero.

Indicativo del pensamiento creativo, la figura femenina alada se puede comparar con la persona potica del Primer sueo. Melancholia 1 es dominada por una figura solitaria, no solo literalmente sino simblicamente, representada por la campana,7 que se encuentra en un Segn Klibansky, La campana, tomada en el sentido de la campana de ermitao que siempre se da a San Antonio, podra apuntar a la inclinacin del melanclico saturnino a la soledad; en el Mundus symbolicus de F.

Picinelli, Colonia , XIV, 4, 23, una campana denota todava la soledad, y por lo tanto,. La persona posa con el gesto meditabundo de la mano que sostiene la mejilla, Klibansky, La mujer alada que personifica Melancholia, el ttulo de la obra, ha dejado sus instrumentos geomtricos dispersos, desocupados a sus pies porque su mente est preocupada por visiones interiores, de suerte que afanarse con herramientas prcticas le parece carente de sentido Klibansky, Los componentes simblicos del retrato tradicional de melancola ahora se transforman en nuevos significados.

Melancola es personificada como genio alado [] el puo cerrado [] ahora simboliza la concentracin fantica de una mente que ha asido verdaderamente un problema, pero que en el mismo momento se siente tan incapaz de resolverlo como de desecharlo Klibansky, La mirada distante y elevada de las dos personas poticas es una nueva postura melanclica.

Anteriormente, todo lo saturnino apuntaba a lo hondo de la tierra. Agrippa haba proclamado que la semilla de las profundidades y los tesoros de la tierra eran los regalos de Saturno Benjamin, La ambientacin del Primer sueo es notablemente similar a la de Melancholia 1: La noche es denotada como una figura piramidal tenebrosa que nace de la tierra y se dirige hacia el cielo. La mirada de Melancholia alcanza la cima de la pirmide donde se figura la luz de Saturno cuyos rayos no pueden penetrar el mundo supralunar y son detenidos en el cncavo de la esfera de la luna.

Los lmites entre el cncavo y en notable coincidencia con las caractersticas usuales del melanclico Necesito a los otros pa entendeme a mi y parto de mi pa entender a los otros. Intento la palabra meyor. Eso quixere. Y viceversa. Obviamente nin yo nin naide se puede abstraer a ello y, en tou casu, lo que nos diferencia ye la manera na que lo manifestamos. Del desdibuxu de los personaxes paso al perfil. O eso espero tener como llibru pa nun lo tener na vida.

Jaime Gil de Biedma. Tampoco diba aguantar el perdela conscientemente. Los finales han de ser, sobre too, dignos. Y igual ye porque naide lo fixo con ella. Pero dizlo cola cara de pena que pon una apestada. Quiero dicir. Sal tu sola si quies. El cierto que color rojo. De hecho, la naturaleza que hay al final de estas millas es un escenario amenazador o amenazado, cuando no directamente devastado, en el que combaten, se protegen o preparan la batalla seres aproximadamente humanos y aproximadamente monstruosos.

Los personajes de Lara, que cobran vida mediante la anima-. Al espectador le corresponde ahora ensamblarlas en otra ruta narrativa con su propio viaje visual e interpretativo.

No estoy de acuerdo. Y, a veces, puede llegar a ser realmente intraducible. Estos poemas son un reto para el lector. Obras de E. WOLF Prosistas griegas. Testimonios y fragmentos KRK pp.

Sitemap

Anyway Anyhow Anywhere - The Who - My Generation (Vinyl, LP, Album, LP, LP), Lazy Sunday - Small Faces - Small Faces (Vinyl, LP), Bi-Bickey Bi-Bo-Bo-Bo - Various - The Singles - Original Single Compilation Of The Year 1957 Vol. 1, System Of A Down - B.Y.O.B. (CDr), Bombone za sve sezone - Various - Bombone za sve sezone (Vinyl, LP, Album)

0 thoughts on “download Anecdota Postrera - Zifhang - Paisaje Abstracto (CD, Album) full album

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *